A menudo, los periodistas exponen violaciones de derechos humanos que de lo contrario no serían descubiertas. Estas denuncias les hace más vulnerables a acabar en el punto de mira de los responsables de dichas violaciones. Los medios de comunicación también suelen ser objeto de regulación por parte del estado.

La mayor parte de las veces, esta dependencia convierte la legislación en un factor de riesgo, en vez de en una fuente de protección. Protection International les proporciona la capacidad de elaborar un plan de seguridad y protección que se adapte a sus necesidades.

En una democracia sana, los periodistas tiene un papel central en el equilibrio de poderes cuando denuncian violaciones de derechos humanos y abusos. Sin embargo, en muchos países, hacer eso supone denunciar hechos que los responsables preferirían que no fuesen conocidos. Sus publicaciones, a menudo, afectan a intereses poderosos, lo que hace su trabajo extremadamente peligroso cuando los responsables de las violaciones de derechos humanos están dispuestos a cualquier cosa para silenciarlos.

Los periodistas son testigos muy importantes ya que, en algunos casos, son los primeros en alertar sobre violaciones de derechos humanos y, por lo tanto, llamar la atención de los agentes clave en materia de protección. Los periodistas también son actores importantes en la lucha contra la impunidad, señalando a los responsables de las violaciones de derechos humanos. Sus investigaciones revelan, con frecuencia, violaciones que de lo contrario no serían descubiertas.

Por lo tanto, los periodistas pagan un precio alto por seguir denunciando violaciones de derechos humanos, ya que muchos de ellos son víctimas de intimidación, ataques y ejecuciones extrajudiciales. También son víctimas de criminalización, cuando se usan las leyes que limitan la libertad de expresión para impedir que sigan con su trabajo.

El hecho de poseer información confidencial supone un riesgo. Los periodistas que trabajan como freelance corren un peligro especial, debido a que trabajan solos y no reciben apoyo de ninguna empresa mediática. Algunos ejemplos de nuestro trabajo con ellos son :

  • Desarrollamos las capacidades de los periodistas para elaborar planes de seguridad y protección que se adapten a sus necesidades.

  • Proporcionamos asesoramiento y orientación a las empresas mediáticas para ayudarlas a implementar la gestión de la seguridad.

  • Sistematizamos las experiencias de los defensores que trabajan solos para desarrollar herramientas y tácticas de protección innovadoras.