El Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) ha publicado su Informe anual sobre la situación de los defensores de derechos humanos en Colombia donde se evidencia el aumento de las amenazas y asesinatos contra defensores de derechos humanos y líderes políticos del país. Según datos del Gobierno, a pesar de que el 2015 fuera el año de menor intensidad del conflicto armado, se han reportado este año 2.047 casos de violaciones de derechos humanos.

Con relación a las violaciones a los derechos humanos, como principales presuntos responsables, en primer lugar, se encuentran los paramilitares con 1064 hechos victimizantes, seguidos por la Policía Nacional con 572, el Ejército Nacional con 292 y la Fuerza Pública con 24. Los métodos de victimización más utilizados son las amenazas, los heridos, las ejecuciones extrajudiciales y las detenciones arbitrarias.

Los departamentos más afectados son Bogotá, con 375 hechos victimizantes, seguido por Cauca con 237, Santander con 188 y Valle del Cauca con 175.

En palabras de Erika Agredo, líder y activista de la organización Territorios por la vida digna en el Cauca, “el accionar paramilitar ha sido sistemático: 2015 fue el año de la amenazas y al parecer 2016 será el año de los asesinatos”. Según Agredo, en los últimos dos meses se han dado asesinatos de líderes afrodescendientes, campesinos e indígenas.

Como dato importante cabe destacar que el Informe sitúa a la Policía y el Ejército en el segundo puesto, aumentando en un 179,5% y un 130% respectivamente el número de detenciones arbitrarias en los últimos cuatro años.

Puedes acceder al informe completo aquí.